Bibliografía

A las afueras

 

 

Editor: Albert Peterson

Año: 2017

ISBN: 978-84-617-7441-8

Pág.: 56

 

A las afueras, segundo libro de poesía de Bertaud, reincide en el realismo sucio e impostor. Incluye una selección de poemas nuevos, así como una serie de composiciones  antiguas, inéditas y restauradas -algunas sólo conservan el título-, en busca de una coherencia estética. El autor se vuelve a zambullir en el lodazal de la poesía que flota en lo cotidiano.

 

 

Imposturas

 

 

Imposturas

Editor: Albert Peterson

Año: 2016

ISBN: 978-84-608-8674-7

Pág.: 58

Este libro recoge una pequeña selección de poemas publicados en blogs y fanzines entre los años 2005 y 2016.
Imposturas es el título, y la única palabra mayúscula de toda la obra, evidenciando así la magnitud de este muestrario de farsas, de mentiras superpuestas o enfiladas, a camino entre el realismo sucio y el limpio. El realismo mediocre de lo cotidiano, el espacio vacío que flota entre los días.

 

 

El orador horadado y otros relatos

 

portada1

Editor: Bubok Publishing S.L.

Año: 2011

ISBN: 978-84-686-5171-2

Pág.: 130

“Un terrible horror vacui llenaba, a cada bocado, hasta el último rincón de la casa, lo envolvía todo, cada espacio hueco del lienzo minimalista que era su cubil. Un onanismo de tristezas y una tos postorgásmica era lo que quedaba de la felicidad pasada. Una dicotomía, un cruce de caminos sin crucero en el que encomendarse al altísimo. Una tierra baldía, yerma de esperanza, a un lado, un cementerio, una cloaca, al otro. El horador nunca pronunció discurso alguno, comiendo a deshoras sus propias palabras, sílaba por sílaba. Ningún oído, ni refinado ni chabacano, escuchó jamás su prédica.
Su cama, encomendada a los súcubos que, por suerte o por desgracia, ninguna noche acudieron a perturbar su sueño, yacía plácida aunque fría. El horador sueña su mensaje, y tal vez, en el entresueño pasee por su memoria María Cobarde, de altanera a cabizbaja. Puede incluso que paseen juntos, tomados de la mano. Quizás los garabatos, los llantos y las risas infantiles de los hijos que no tuvieron, arrastren por sus ojos alguna lágrima onírica. Mañana despertará azorado, más triste, si cabe, de lo habitual. Pero no recordará el porqué. El superyó se encargó de enterrar bajo toneladas de arena aquel disfraz de padre feliz. No así su sensación, desvinculada, sí, pero remanente, indeleble a la luz de la mañana que camina ya, impertérrita, por el blanco de sus sábanas.

De nuevo el nuevo día, otro más y no hay más, vuelta a empezar.”

 

 

 Los Paraísos Amnióticos

 

portada2

Editor: Albert Peterson

Año: 2013

ISBN: 978-84-617-0657-0

Pág.: 218

Finalista en el VI Certamen Literario Bubok 2014.

“El aguanieve comenzó a arreciar cuando la congregación de ropajes de luto, como fantoches, algunos, muy pocos, bajo algún paraguas, llegó al lugar señalado, asomados al inmenso ventanal que recortaba el valle profundo. Parecían  una bandada de cuervos diseminados por el ramaje de un viejo y desnudo negrillo, cuando el padre de Gustave destapó la urna. El viento soplaba con fuerza, arremolinándose en los ventisqueros, y las cenizas comenzaron a describir órbitas inconexas, deshilvanadas, confundiéndose con los primeros copos de aquel invierno precoz, y cayendo definitivamente y para siempre sobre la escasa vegetación que circundaba las trochas y senderos, por los que el abuelo de Gustave pasó su infancia, persiguiendo a las lagartijas, escuchando al cárabo en las noches estivales, o recogiendo leña cuando volvía de la escuela.
Hacia el otro lado quedaba la silueta desdibujada de la aldea, entre alisos y abedules, como estampada sobre el horizonte, solamente quebrado por el humo de las chimeneas, en un mustio y soturno óleo impresionista.”

 

 

El zapatero y la náusea

 

portada3

Editor: Albert Peterson

Año: 2014

ISBN: 978-84-617-0755-3

Pág.: 140

Un zapatero aficionado a Nietzsche, una gata negra, y abandonada por alguna absurda superstición, un estornino de mirada profunda, los recuerdos de juventud al compás del calabobos que cae sobre la claraboya. Esta novela, si bien de corta extensión, admite, sin embargo, diversas lecturas. Una ligera, superficial, para todos los públicos si se quiere, y otra más trascendente, para los detallistas, con reminiscencias filosóficas, ontológicas, míticas incluso. Una apuesta por la prosa al estilo Saramago, aderezada con toques de Torrente Ballester, pero con una visión renovada y fluida que engancha desde el principio, un bello cuento para leer despacio, paladeando cada palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *