carácter ladino

mi perra
-mestiza,
cruce de caniche
y foxterrier-
y yo, -pelanas
de la peor
calaña-,

sentados en el parque,
al borde de un camino,
mirando con absoluto
desprecio
a los seres
pretendidamente
inteligentes

e incapaces de recordar
quién empezó antes
con esta imperiosa
misántropía.

de pronto,
nos miramos
sonriendo
y decidimos
que qué carajo
nos importa
y que así
se está
maravillosamente.

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *