el infierno, como la procesión, va por dentro

supongo

que si llega el fin del mundo

se parecerá un poco

a ese silencio incómodo

de los domingos

tras la sobremesa,

cada uno con sus demonios

en la cabeza.

 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en poesía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.