pequeñas batallas nocturnas

cómo resistir indemne
a este concilio pactado de tinieblas,
a esta quietud tácita y velada,
bajo las sábanas.

cómo respirarnos el aliento,
sin devorarlo a dentelladas y mandíbula.

cómo no deletrearnos las pasiones,
declamando, sílaba a sílaba, entre tus muslos.

cómo abandonarme al sueño que es la muerte,
sin la caricia
sinfónica
de tus suspiros.

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *