la estación transpira y gime

esta noche sus andenes
parecen incluso llorarte
con oleosos charcos mugrientos,
como si comprendieran
que lo que vieron
entre nosotros,
hace unas horas,
no fue más que el patético final
de un película romántica
de bajo coste.

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *