Para todos los públicos

Extremoduro-Para_Todos_Los_Publicos-FrontalSí, esta vez el libro de la semana es un disco, el undécimo en la carrera de Extremoduro. Un disco a mitad de camino entre el rock-progresivo cuasi conceptual que marcaban la tendencia desde La Ley Innata y el Extremoduro macarra y cañero de siempre. Se han leído y oído muchas cosas estos últimos días sobre si la banda está acabada o estancada o si estamos ante una nueva obra de arte, marca de la casa del extremeño. Bien, ni una cosa ni la otra. El estilo y la evolución de este último trabajo responde al paso necesario, si tenemos en cuenta, precisamente, cuales han sido los capítulos anterirores en esta historia. Con Yo, minoría absoluta acababa una era, una era de hacer más o menos lo de siempre, aunque con una calidad y una producción infinitamente mejor gracias a la mano y el saber hacer de Uoho. A partir de aquí un parón de seis años y una crisis creativa que culminaron con la grabación del antedicho La Ley Innata. Este disco rompe con todo lo que la banda venía haciendo hasta el momento y se convierte en el que, para mí, es el mejor disco de su carrera, y aún diría más, el mejor disco de rock que se haya hecho en este país. Tres años más tarde presentan Material Defectuoso, un disco menor, hecho con descartes y retales del anterior, de ahí la sinceridad del título, pero en el que cabe alabar la profundización en el sonido progresivo. El disco suena bien, pero ni tiene chicha ni limoná.

La semana pasada, y debido a una filtración que obliga a adelantar la salida del disco Extremo nos presenta Para todos los públicos. Éste nos ofrece, en otro alarde de sinceridad, un poco de todo, una pizca del rock progresivo de la última época y una cucharadita del hard rock de siempre. Hay quienes piensen que han hecho este disco para todos los públicos porque era lo que los viejos fans les estaban demandando, un poco menos de virtuosismo y algo más de caña, pero sin olvidarse de los nuevos que han ido entrando por el aro de ese siempre difícil universo extremo. Despejando la ecuación, éxito asegurado y el target de su público una vez más acrecentado. Y puede que sea así, si pensamos que a Extremoduro sólo le interesa vender discos… Aunque si alguno de vosotros ha formado parte de una banda de rock, sabe que después de un par de baladas siempre apetece algo de caña y viceversa. Si por algo se ha caracterizado Extremoduro es por su libertad creativa y por hacer siempre lo que les pedía el cuerpo. Yo me quedo con esta última teoría y espero que en futuros trabajos vuelvan a sorprendernos y sigan investigando nuevos caminos del rock.

Respecto a las letras del Robe, se ha comentado que en esta ocasión son más flojas que en trabajos anteriores, y una vez más no estoy de acuerdo. Tiene rimas simples y facilonas, no hay que rasgarse las vestiduras, siempre las hubo, pero hay frases épicas y cargadas de gran lirismo, mucho más que en el disco anterior, sin ir más lejos.

Mis preferidas del disco también son para todos los públicos, una de cal y otra de arena: Locura transitoria y Mi voluntad. Estoy deseando que se ponga a la venta el vinilo.

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en El libro de la semana y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *